El producto local ha sido una de las grandes apuestas de la carta ROKA Mallorca llegando, incluso, a cambiar platos de la carta para poder introducir producto de la tierra 

En diez días ROKA Mallorca cerrará las puertas de su restaurante pop up ubicado en Cap Vermell Grand Hotel. Llegó a la isla, concretamente a Canyamel, el pasado 1 de julio y desde entonces ha sido todo un éxito tal y como demuestra el hecho de tener el aforo completo todos los días, desde hace varias semanas.

Con el cierre a la vuelta de la esquina,  Toni Mir, CEO de Cap Vermell Group, analiza la “aventura” que ha supuesto abrir uno de los restaurantes japoneses más conocidos del mundo de la mano del grupo AZUMI (propietario, entre otros, de los restaurantes ZUMA). “Nuestro objetivo era llegar a un público internacional al que antes no llegábamos y atraer al público local y tras casi dos meses y 12 días de experiencia, podemos decir que lo hemos logrado.”

Sin duda alguna, tanto para Cap Vermell como para el grupo Azumi, “ha sido una apuesta muy arriesgada debido a la situación de incertidumbre provocada por el Covid19”. Hay que destacar, cuenta Mir, “que la idea de abrir el primer ROKA de España en nuestro hotel empezó a engendrarse en octubre del año pasado y cada una de las decisiones tomadas han sido analizadas detalladamente y en función del desarrollo de la situación sanitaria y económica. Nada se ha dejado al azar”. Detrás de todo este proceso, concluye, “hay mucho trabajo”.

Toni Mir: “La respuesta de los mallorquines ha sido espectacular y estamos abiertos a repetir la experiencia”

En este sentido, el responsable del grupo hotelero afirma que “hemos tenido que tomar decisiones complicadas  y duras en un entorno muy hostil y nada halagüeño para la apertura de apuestas gastronómicas tan potentes como ROKA”. Sin embargo, explica, “valoramos la experiencia muy positivamente y aunque tras el cierre habrá que sentarse con Azumi a hablar y analizar estos meses de trabajo, por nuestra parte dejamos las puertas abiertas para que ROKA pueda volver el año que viene”.

Entre otras cosas, añade Mir, “porque la respuesta de los mallorquines ha sido espectacular”. Tanto es así que el 60% del público que ha cenado en ROKA Mallorca durante estos meses ha sido local o nacional residente en la isla. “Ha habido muy buena acogida, tanto del público de fuera del hotel como de nuestros propios clientes que han podido contar con otro producto gastronómico de primer nivel para disfrutar, aún más, de su estancia”.

Producto local

Uno de los grandes protagonistas de este japonés de fama internacional ha sido el producto kilómetro cero. Mir asegura que “en Cap Vermell Grand Hotel apostamos por el producto local siempre y en ROKA también. Tanto es así, que hemos tenido que cambiar algunos platos de la carta para poder utilizar producto de la tierra”.

De esta forma, ROKA Mallorca ha logrado fusionar su cocina japonesa contemporánea con el producto mallorquín, de temporada, entre otras materias primas propias de los países orientales. 

Una unión perfecta, elaborada por un equipo muy profesional, que ha dado lugar a una auténtica experiencia ROKA Mallorca donde los clientes se sientan alrededor de una parrilla de carbón robata y disfrutan, no solo de la excelente gastronomía y cocina japonesa moderna, sino del bar y de la música en directo que pincha, todos los jueves, viernes, sábados y domingos, un Dj ‘made in ROKA’.

Y tú, ¿Qué opinas?