Unas cuantas ideas para escaparse a Zagreb el fin de semana

9670

La capital croata es una de las más agradables ciudades centroeuropeas; sin ser demasiado grande, es perfecta para una escapada de pocos días. Museos, música, diseño, arquitectura, gastronomía y, sobre todo, una animada vida al aire libre. Incluso en invierno, los zagrebinos se las ingenian para tomar café en caldeadas terrazas y disfrutar viendo pasar la vida, como solo ellos saben hacer.

Trg Josipa Jelacica, el centro de todo

El corazón geográfico de Zagreb es la plaza de Trg Josipa Jelacica un punto de referencia para todo el mundo, se haga lo que se haga, siempre se terminará aquí. Es el lugar donde todo el mundo queda. Las terrazas de sus cafés ofrecen todo un espectáculo visual: gente bajando de los tranvías, saludándose y dispersándose entre vendedores de periódicos y flores camino de sus quehaceres habituales

Jardines y palacetes en la Ciudad Baja

Los zagrebinos llaman a esta parte «La pequeña Viena» se encuentra en la Ciudad Baja, un ensanche del siglo XIX y principios del XX que se extiende desde la plaza de Trg Josipa Jelacica hasta la gran estación de tren, que nos emonta a los tiempos del mítico Orient Express. Esta zona de la ciudad fue construida a imagen y semejanza de la capital austríaca, con grandes edificios que todavía hoy conservan su arquitectura imperial con un gran anillo de jardines que une los diferentes edificios más representativos. En esta zona se encuentran algunos de los hoteles más elegantes, como el inevitable Hotel Palace, lugar donde han hospedado a reyes, artistas, periodistas y políticos. 

Mercado de Dolac

El colorista mercado de frutas y verduras de Zagreb, es una de las visitas imprescindibles, tanto o mas que la catedral o que los museos, este año se ha visto mermado por las restricciones de la pandemia. Cotidiano epicentro para comerciantes venidos de todo el país, mezclado con turistas ansiosos de gastar su dinero en productos locales. Dolac lleva siendo un hervidero de actividad desde la década de 1930, cuando el Ayuntamiento decidió establecer un mercado de abastos entre la Ciudad Alta y la Baja. El meollo del mercado está en una zona elevada; a pie de calle hay tenderetes cubiertos que venden carne y productos lácteos y hacia la plaza, un mercado de flores. En el extremo norte hay puestos de miel de la zona, oranamentos artesanales y comida económica.

De paseo por la Ciudad Alta

La parte alta de Zagreb es la más antigua de la ciudad y concentra las iglesias y los edificios más emblemáticos, entre escaleras pintorescas, callejones, jardines, plazuelas e incluso funiculares.

Y tú, ¿Qué opinas?