El barrio por excelencia de cenas en terrazas con cierto aire bohemio de Palma es Santa Catalina. La peatonalización en su entrada ha hecho que el barrio crezca y los restaurantes no se reúnan solo en dos calles. La iglesia, que pone nombre a este paraje palmesano, esconde a sus espaldas un restaurante con ambiente mediterráneo, acogedor y con un estilo único, Spot.

Los primeros comensales de la tarde noche, familias jóvenes, altos, rubios y al sentarse sobre las sillas de madera y apoyarse en las mesas tienen cierto aire de modelos de la pagina 32 del catalogo de Ikea.Spot es un espacio que funciona de nexo de unión entre la gente local de la isla y quienes vienen a visitarla por unos días, un choque de diferentes culturas para crear un punto de encuentro familiar y cálido.

En un espacio amplio y diáfano se conjugan gastronomía, diseño, modernidad, confort y un lujo discreto que lo convierten en lugar que acoge a propios y extraños. Su Chef-Mánager Gabriel Conti de nacionalidad brasileña con mezclas vascas propone una carta con corazón mediterráneo pero que se viste con toques diferentes del mundo. Para la elaboración de la carta se apuesta firmemente por productos de la tierra, prioritariamente locales, trabajando muy de cerca con los agricultores, ganaderos y pescaderos que cada día se esfuerzan por entregar su mejor producto.

Su propuesta gastronómica reúne toda la experiencia y conocimiento de En Compañía de Lobos (cuenta con 9 restaurantes entre Barcelona, Madrid y Mallorca) para reflejarse en un concepto basado en abrirse a la cultura en la vanguardia, al tiempo que se disfruta un buen plato, no sólo mediterráneo sino multiétnico, de una cocina actual, sana y variada.

La carta, multiétnica, se construye a partir de diferentes culturas gastronómicas y su horno de leña. De la cocina española destaca la simplicidad de las imprescindibles croquetas de berenjena. Desde Latinoamérica se incorporan los mejillones salteados con jalapeños, piparras, lima y cilantro, Gabriel Conti da rienda suelta a su verdadera esencia, la mezcla gastronómica.

 

La barra central de cerámica esmaltada pensada para comer o tomar una copa divide el comedor en dos alturas: un espacio ajardinado e íntimo y otro lleno de color con vistas a la terraza y a la plaza. El cuidado interiorismo de Spot se ha desarrollado bajo la influencia de la arquitectura y el diseño de los años 60 y 70s. Coderch, Sert y Milà han servido de inspiración para el espacio y su mobiliario. En su decoración se han usado elementos autóctonos como telas artesanales de Viçens de Pollensa, baldosas recuperadas de iglesias mallorquinas antiguas, barro cocido y cerámicas locales. El resultado es un ambiente mediterráneo, acogedor y con un estilo único.

Un fuerte olor a perfume de hombre anuncia la entrada de dos chicos jóvenes, se sientan frente a dos chicas que aguardaban en la mesa minutos antes y se saludan con un “Hola”, son los primeros clientes locales de la noche. Este verano el restaurante estrena terraza lo que acerca aún más la vida del barrio con los comensales.

 

Plaça Verge del Miracle 3 CP/ 07013 Palma de Mallorca TELÉFONO: +34 971 658 603
De lunes a domingo de 19:00h a 12:00 am

Y tú, ¿Qué opinas?