/

Los mejores restaurantes de Palma 2022

No necesitas un préstamo para comer bien en Palma. La Siesta Magazine elige sus lugares favoritos del2022 para una comida con amigos.

Nos gustaron muchos restaurantes en 2022. Aquí hay algunos en los que una persona normal puede comer una comida increíblemente buena desde 15 €. Una oportunidad para probar sus delicias a precios asequibles en periodo de crisis. Elegimos los mejores menús de cinco tenedores en Palma.

Katagi

En su rooftop sentirás como Asia se fusiona con Mallorca de una forma única y moderna en una ubicación idílica, donde el Mediterráneo se presenta como el compañero perfecto para comer, cenar o tomar un cóctel de autor con amigos en Playa de Palma.

Su terraza, desde la séptima planta del hotel Llaut, mira al Mediterráneo con devoción. Al medio día destaca su menú a 25€ con varios platos asiáticos a elegir

‘KATAGI BLAU’ - Hotel Iberostar Selection Llaut Palma. Avinguda d’America, 2. Palma. Tel: 971 59 60 70. Menú semanal de martes a viernes (32€).

La Vieja de Jonay

En el antiguo barrio chino de Palma, en Sa Gerreria, se encuentra el restaurante ‘La Vieja’, decorado con grafitis del artista Disho y capitaneado por el chef tinerfeño Jonay Hernández. Este chef reinventa los sabores canarios de su infancia con productos mallorquines.
Las maletas junto a sus viajeros reposan sus pies cansados dispuestos a degustar un menú digno, un grupo de amigos ha quedado para comer en este restaurante solo para poder disfrutar de una buena comida canaria por tan solo 19€.

‘LA VIEJA’ - Plaça de Raimundo Clar, 11. Palma. Tel: 871 53 17 31. Menú semanal de martes a viernes (19 €)

D-Menú

El chef Adrián Quetglas, estrella Michelin, es conocido tanto en Moscú como en Palma, donde cuenta con cuatro restaurantes: ‘Adrian Quetglas Restaurant’, ‘Burger Lab’, ‘DGustar’ y ‘DMenú’. Nacido en Buenos Aires, con raíces mallorquinas ha trabajado en algunas de las mejores cocinas de París y Londres.

DMenú solo abre a mediodía y el menú de la semana cuesta 25 € (dos primeros, dos postres y dos segundos a elegir) y cuenta con la opción de optar por el menú degustación, que incluye las dos opciones de cada plato más un postre, con raciones más pequeñas, y que cuesta 32 €.

‘DMENÚ’ - Plaça de Sant Antoni, 17. Palma. Tel: 971 46 04 55. Menú semanal de lunes a viernes (25 €).

La mujer de Verde

La canción de Izal pone nombre a este restaurante vegetariano herencia del mítico Bon Lloc de Palma. Situado junto al museo es Baluard, Juanjo Ramírez propietario del establecimiento ofrece una cocina sana, creativa, sin una carta muy estricta que seguir. Juanjo se convirtió al vegetarianismo cuando lo invitaron a una fiesta donde se sacrificaba un cordero.

De martes a sábado se puede comer el menú del día por 19 € además ofrece el menú a 15 €, previo pago de una cuota anual o membresía.

 ‘LA MUJER DE VERDE’ - Plaça de la Porta de Santa Catalina, 1. Palma. Tel: 871 17 37 39. Menú semanal de martes a sábado (19 €).

Aromata

Mientras paseas por el centro de Palma entre el Borne y Jaime III una de las callejuelas que comunican la parte alta con la baja de la ciudad te lleva hasta el Restaurante Aromata, Andreu Genestra, chef-propietario, la guía Michelin le concede una estrella y la guía Repsol lo reconoce con dos Soles.

El espacio donde se instala este local es un patio de una casa señorial mallorquina del siglo XVII adornado con pinturas de Ramón Canet, Joan Hernández Pijuan, dos litografías de latas de sopa Campbell, de Andy Warhol, la primera nevera eléctrica de una carnicería de Inca restaurada.

Modernidad y tradición. Al frente de los fogones del restaurante está Rodrigo Vallejo Fernández, santanderino que ha trabajado en el ‘Noma’ o con Martín Berasategui «Queremos acercar la alta gastronomía a todo el mundo. Este es nuestro objetivo. Por eso, cada mediodía os ofrecemos un menú en donde prima la materia prima. Con el producto podemos viajar por todo la isla.»

‘AROMATA’ - Carrer de la Concepció, 12. Palma. Tel: 971 49 58 33. Menú semanal de martes a viernes (32€).

Y tú, ¿Qué opinas?

Artículo anterior

«Manos que hablan», el homenaje del Prado a Paco de Lucía

Siguiente artículo

Hoteles para entusiastas del bon vivant 

Lo último