La generación millennial ya ha pasado de ser adolescentes y jóvenes a crear familias. Como nativos digitales, la tecnología forma parte intrínseca de su vida, y eso también afecta a cómo afrontan la paternidad. Según datos de Google, el 86% de los padres millennials buscan tutoriales en internet sobre consejos de paternidad, preparar menús, montar carritos… A las cunas, cucos o biberones, se les unen gadgets inteligentes y multitud de aplicaciones que convierten los smartphones en una herramienta más para facilitar la labor de padre y madres.

La tecnología es para ellos una parte indispensable a la hora de afrontar la crianza, simplificar tareas y cuidar de la salud o el sueño de los bebés. Según una encuesta de Lullaai, la app para que los bebés duerman toda la noche, 8 de cada 10 padres de entre 28 y 40 años buscan apps que les ayuden con la paternidad.

Estas herramientas pueden ser una ayuda a la hora de simplificar tareas relacionadas con el cuidado de los bebés. Gracias a servicios de suscripción, como los ofrecidos por Amazon, se pueden programar pedidos recurrentes. Se selecciona el producto (como pañales o artículos de baño), la frecuencia y te olvidas de acudir al supermercado. Lo recibes en casa para que nunca te falten.

Otros gadgets populares son las máquinas dispensadoras de biberones, que, como las máquinas de café expresso, que mezcla y dispensa los biberones de forma instantánea. Cámaras inteligentes de vigilancia o sillas que se mecen solas son otros de los indispensables de padres y madres millennials.

Tecnología para la salud.

Si hay un campo en el que la tecnología ha revolucionado la manera en la que los padres enfrentan la crianza es la salud. Desde apps de seguimiento del parto, cambiadores que registran la evolución del peso de los bebés o calcetines inteligentes que monitorizan y hacen seguimiento de la frecuencia cardiaca y niveles de oxígeno del bebé.

El descanso es uno de los aspectos más importantes en el desarrollo de los niños, y el teléfono móvil se ha convertido en un aliado para la salud del sueño de los hijos. Según Ignacio Valledor, CEO de Lullaai, “La tecnología integrada en los smartphones suponen una oportunidad para desarrollar aplicaciones que faciliten la vida de los padres. Gracias a ello se puede monitorizar el sueño de los bebés, crear programas personalizados, y ofrecer asistencia, consejos e información para que padres y madres consigan que sus hijos duerman mejor y estén más sanos. Y mejorar el descanso de los propios padres”.

Lactancia para padres, música para el feto o traductores de bebés.

Los gadgets de salud y crianza son los más populares, pero las posibilidades son casi ilimitadas. Podemos encontrar desde prótesis para que los hombres se involucren en la lactancia a traductores de llanto de bebé, que prometen identificar el tono del llanto para saber qué necesitan los hijos en cada momento. Y para antes del nacimiento encontramos auriculares especialmente diseñados para que el feto pueda escuchar música a través de la barriga de su madre.

Y tú, ¿Qué opinas?