Hace años, con mis amigos de la infancia, hicimos un viaje por los Picos de Europa, en un momento tras una caminata, paramos y nos sentamos en el suelo, sobre un gran manto verde, al fondo en el valle, unas ovejas comían hierba, podrían estar a 500 metros de nosotros, pero el silencio era tal que podía oírse como arrancaban los brotes del suelo para comer, en ese momento, en ese preciso instante experimente la paz.
Eso es lo que se siente cuando se escucha un cuarteto de cuerda interpretando música clásica, David Oistrakh String Quartet, considerado como uno de los cuartetos de cuerda más destacado del momento, brilló este viernes por la noche en la Sala Mallorca del Palau de Congressos de Palma. El conjunto ruso, compuesto por Andrey Baranov, Fedor Belugin, Rodion Petrov y Alexey Zhilin, brindó al público mallorquín un excelente espectáculo de música clásica.

Durante la velada, organizada por MUSE Create to Inspire, se interpretaron, piezas de Chaikovski (cuarteto de cuerda nº1 en re mayor op.11), Shostakóvich (cuarteto de cuerda nº8 en do menor, op.110), Borodín (cuarteto de cuerda nº2 en re mayor) para finalizar con la impactante y original interpretación de la pieza de Paganini ‘Caprichos nº24, op.1.

Numeroso público asistió a este nuevo evento de MUSE que destacó por su calidad, elegancia, originalidad y sobre todo el ambiente que se creó entre los artistas y los asistentes que compartieron una cena cocktail, al finalizar el concierto, en uno de los salones del Palau en el que también se pudo contemplar una selección de la obra gráfica de Igor Morski.

Entre los asistentes, además de numerosas autoridades y aficionados a la música clásica, se encontraban el regidor de Cultura del Ajuntament de Palma, Antoni Noguera junto a Beatriz Diaz y Antoni Martorell, el vicepresidente de Melià Hotels International, Gabriel Escarrer, el escritor Fernando Schwartz, Sofia Garcia-Tenorio, quien cumplía 17 años ese mismo día acompañada de su familia así como los cónsules de más de 10 países entre los que destacan las declaraciones de Chantal Jourdain, cónsul de Bélgica quien, al finalizar el concierto, aseguró que “ha sido precioso, simpático y de gran nivel artístico y cultural”.

La noche también sirvió para colaborar con la Fundación RANA puesto que una parte de la recaudación fue destinada a colaborar económicamente con esta entidad que lucha contra el abuso sexual infantil.

Y tú, ¿Qué opinas?