El Teatre Principal acogió durante esta semana el montaje teatral ‘Encara hi ha algú al bosc’, una obra de Anna Maria Ricart Codina, que ha dirigido Joan Arqué.

La obra teatral narra el horror de la guerra de Bosnia de principio de los años 90 del siglo pasado y las consecuencias y secuelas que dejó en la población civil, especialmente entre las mujeres, que sufrieron torturas y violaciones por parte de el ejército serbio.

La guerra en Bosnia-Herzegovina terminó oficialmente con la firma de los Acuerdos de Paz de Dayton en noviembre de 1995, hace justo 25 años. Se calcula que durante este conflicto entre 25.000 y 50.000 mujeres fueron víctimas de violación como arma de guerra, un hecho que, por primera vez, fue considerado crimen de guerra y contra la humanidad por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia .

Las supervivientes y los hijos nacidos de las violaciones denuncian, 25 años después, el silencio y el estigma con que han tenido que convivir y muestran su lucha para que se haga justicia.

Esta obra de teatro forma parte de un proyecto más amplio que incluye también con el mismo título un documental y una exposición fotográfica.

 

Y tú, ¿Qué opinas?