El matrimonio alemán Thomas y Ulrike Lauerer gestiona en Llubí un pequeño hotel con encanto; una casa, construida en 1900, que fue restaurada con el deseo de crear un pequeño pero muy acogedor turismo de interior. 

El Vista de la Vila es un hogar para aquellos que quieren disfrutar de la tranquila vida de un pueblo de Mallorca durante unos días.

Español, alemán, sueco e italiano son los idiomas que se escuchan en el comedor donde se sirve el desayuno; un patio con limoneros y un pequeño safreig donde refrescarse. Sus habitaciones con viga vista y pequeños elementos de decoración mallorquina dan paso a unas noches de silencio y tranquilidad que solo pueden adquirirse en lugares como Llubí. Allí se ha conservado la paz, la cordialidad y la amabilidad de la vida sencilla del pueblo, un lugar donde todos se saludan aunque no te conozcan, toda una reivindicación para el turismo de interior en Mallorca.

Thomas y Ulrike Lauerer

Thomas y Ulrike Lauerer han construido un hotel ecológico donde se utiliza la electricidad 100% verde de fuentes de energía renovables, donde se utilizan grifos e inodoros que ahorran agua y donde el agua caliente es generada por energía solar.

Y tú, ¿Qué opinas?