Un fenómeno llamado house music

Los amantes de la música house tienen una cita este martes 17 de mayo con Zulos Club Radio Show en Who Electronic Radio (90.5 FM). Y es que el programa de la promotora más antigua de Palma viajará en el tiempo a bordo de su DeLorean hasta la década de los noventa para tratar de explicar como el sonido de Chicago conquistó todo el planeta.

//

A mediados de los años ochenta, la popularidad del house empezó a crecer fuera de Chicago. Buena parte de ello la tuvo el tema “Move your body” de Marshall Jefferson, conocido todavía hoy por muchos como “el himno” del género. 

Por entonces, el legado musical de Evans y Knuckles ya había cruzado el Atlántico. En 1982, Space Ibiza abrió sus puertas sin saber que se iba a convertir en el club más famoso del mundo. Y es que en un primer momento, el propietario Pepe Rosselló –con experiencia tras dirigir a finales de los sesenta la discoteca Playboy– intentó gestionarlo como una sala de convenciones para el desarrollo turístico de la isla. 

Pocos años antes había sido inaugurada Amnesia -fundada por el fallecido Antonio Escohotado y lugar donde empezó la leyenda de uno de los deejays más infravalorados de la historia, el argentino Alfredo Fiorito– y en 1973, tuvo lugar la apertura de Pachá

Tampoco podemos olvidar a Ku – Privilege, durante mucho tiempo la discoteca más grande del mundo y escenario, en 1987, del mítico vídeo de Freddie Mercury y Montserrat Caballé para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Una faraónica obra arquitectónica, ahora en desuso, de la que disfrutaron ‘celebrities’ como Roman Polanski o Grace Jones.    

Mientras tanto, en Inglaterra, The Hacienda empezaba a hacer historia en Manchester. El club, inaugurado en 1982 gracias, en buena parte, a la financiación de la banda New Order, fue clave en el desarrollo de la escena. Por cierto, un tal Laurent Garnier fue allí residente entre 1987 y 1988

Durante aquellos años, ya había sello británicos produciendo discos de música house. Además, canciones de artistas como Derrick May, Kevin Saunderson, Larry Heard o Steve Hurley copaban las principales posiciones en las listas de las emisoras de radio. 

Durante 1989, Reino Unido asistió al bautizado como Segundo Verano del Amor. En aquel periplo, el acid house sirvió de banda sonora para la eclosión de la cultura rave, a la que dedicaremos un capítulo próximamente. La llegada del éxtasis fue determinante para empezar a entender la música como algo recreativo (o espiritual) y el baile, como un componente social. Para los curiosos, comentar que el primer Summer of Love había tenido lugar en San Francisco (Estados Unidos) dos décadas antes y con protagonismo del LSD. 

Por cierto, los británicos se enamoraron pronto de Ibiza. De hecho, fueron los primeros en fletar aviones para ir a bailar a la Pitiusa mayor con viajes organizados. Era la época de Brandon Block, ahora famoso por participar en ‘realities’, de Alex P, Danny Rampling, Paul Oakenfold, Terry Farley, Pete Heller, Pete Tong y del preludio de lo que se conocería como la ‘guerra de las promotoras’ tras la llegada masiva de colectivos ingleses a Isla Blanca. Para muchos, ellos fueron los culpables de que el paraíso clubber se volviera tan comercial. No obstante, encontraron resistencia con el conocido como ‘balearic beats’, una mezcla ecléctica de géneros al que también atenderemos como merece en un próximo episodio. No en vano, se convirtió en el sonido asociado con el movimiento de la época representando el verdadero espíritu de la escena ibicenca.  

A miles de kilómetros, en Estados Unidos, las ciudades de Nueva York (con Danny Tenaglia como abanderado tras hacerse famoso por su ‘marathon set’ que prolongó durante 20 horas sin parar en el Paradise Garage), Washington y Miami se convirtieron en las nuevas capitales de un estilo musical ya transformado en fenómeno social. Al menos, en las escenas más undergrounds. No obstante, Chicago renacería para vivir una segunda época dorada a mediados de los noventa con los jóvenes que habían crecido escuchando la música y las intrahistorias de clubes como el mítico Warehouse

SUBGÉNEROS Y FUSIONES

En aquella época, empezaron a surgir subgéneros como el jazz-house con Larry Heard, Lil’ Louis y Kevin Yost como principales exponentes. También sonaba el denominado disco-house, un híbrido que recuperaba una rítmica redundante que sirvió de trampolín a Daft Punk y que consolidó carreras como las de Felix Da Housecat, Derrick Carter o la del portorriqueño DJ Sneak

Mención especial merece el hardhouse con embajadores como DJ Skull, DJ Rush y Cajmere/ Green Velvet, uno de los últimos grandes creadores surgidos de la ‘Ciudad del viento’. 

Con el paso del tiempo, la música house empezó a fusionarse con otros estilos. Estrellas como Madonna (que obtuvo un éxito sin precedentes con ‘Vogue’), Depeche Mode, Pet Shop Boys, Everything But The Girl o Boy George apostaron por producir junto a artistas como Masters At Work o Todd Terry (ideólogo  del nombre que luce el dúo formado por ‘Little’ Louie Vega y Kenny ‘Dope’ Gonzalez) remezclas más bailables de sus temas. 

Mientras, deejays como Armand Van Helden, Bob Sinclar, Roger Sanchez y un colombiano que había triunfado como Reel 2 Reel y su “Move it!” (Erick Morillo), se convertían en iconos… si bien ya muy alejados de la escena underground de antaño. 

PRÓXIMO CAPÍTULO: La cultura rave 

Y tú, ¿Qué opinas?

Artículo anterior

Per Gustafson expone sus fotografías de Lenny Kravitz

Siguiente artículo

Nikki Beach Mallorca promete una emocionante temporada de verano

Lo último