Desde una de las partes más desconocidas de Mallorca y a su vez más bellas, un paisaje envuelto por los colores verde de vegetación y Beige de los muros de piedra. El viajero admira con curiosidad la zona entre Pina y Algaida y Montuiri.

La carretera estrecha y llana entre pueblos, los ciclistas circulan en pelotón disfrutando del buen tiempo peladada a peladada y un gran cartel amarillo indica nuestro destino, “Finca Serena”.

Un verja negra y preciosa se abre automáticamente tras llamar al portero, un camino firme muestra algunos de los pequeños secretos que encierra esta finca. El Mediterráneo se desenvuelve de manera espontánea entre antiguos olivos y limoneros, cipreses y pinos. Campos de lavanda recorren el terreno junto a diversas variedades de árboles frutales.

Este delicado paisaje, incluye tres huertos para la cocina de proximidad que ofrece el restaurante Jacaranda.

El chef Baltasar Rigo y un orquestado equipo son los responsables de que cada día la carta varíe y ofrezca la cocina más auténtica de sabor local, con productos propios de la finca y frutas recolectadas de sus diferentes árboles. Además, una selección de proveedores locales que aseguran los ingredientes más frescos.

El chef Baltasar Rigo

Con un amplio bagaje y experiencia en las mejores cocinas dentro y fuera de la isla (Daica, restaurante del hotel Fontsanta, Pakta de Albert Adrià o Bistró Guggenheim, entre otros), Rigo desarrolla el menú diariamente, priorizando la temporalidad del producto.

El almuerzo comparte espacio visual junto al jardín, contemplando así las vistas, el aire libre y una gran terraza alrededor de la piscina.
Las cenas se pueden disfrutar en el salón interior acristalado o en el porche exterior, acom- pañado de los sonidos de la noche rural mallorquina e iluminados por las estrellas.

Este año se presenta además el invernadero, un espacio multidisciplinar compuesto por una pérgola de cristal climatizada junto a la plaza de las palmeras, en la parte posterior de la finca y acompañada de lentiscos y buganvillas.

Otro de los secretos de este lugar único es una zona entre viñedos acondicionada para eventos que convierte cualquier celebración en un hito. El espacio perfecto para cualquier reunión social o para una cena íntima entre viñas y campo.

Una experiencia indudablemente irrepetible.

Y tú, ¿Qué opinas?