El actor Luke Perry, conocido por su papel de Dylan McKay en la serie “Beverly Hills, 90210”, falleció hoy a los 52 años tras sufrir un derrame cerebral la semana pasada, informó su representante, Arnold Robinson.

Luke Perry, el icono de la televisión que saltó a la fama en Sensación de Vivir, ha muerto este lunes víctima de un derrame cerebral masivo, según informa TMZ. El actor ingresó de urgencia el pasado miércoles tras sufrir un derrame cuando se encontraba en su casa de Sherman Oaks, California. Sus representantes dijeron que los médicos habían sedado a la estrella, con la esperanza de darle a su cerebro la posibilidad de recuperarse del trauma.

El intérprete, que apareció en películas como “Buffy the Vampire Slayer”, “8 Seconds” o “The Fifth Element”, murió en el hospital St. Joseph, de la localidad de Burbank (California), rodeado por sus hijos, Jack y Sophie, y sus familiares más cercanos.

Y tú, ¿Qué opinas?