Pocas actividades son tan especiales, sencillas y baratas como asistir al ocaso del día: el atardecer.

La geografía mallorquina ofrece un buen surtido de lugares con encanto para asistir, cada tarde, a una caída del sol inolvidable. Una actividad, además, muy recomendada para disfrutarla en buena compañía: uno de los mejores planes para parejas en las islas Baleares.

¿A quién no le gusta un atardecer? Los colores que pintan el cielo cuando el Sol se pone consiguen maravillar a cualquiera. Y no es para menos, claro, porque los naranjas, ocres y rosados crean una combinación preciosa.

En Cabo Blanco se ha puesto de moda, aparcar junto al acantilado, sentarse en sillas de playa, cenar y tomarse un vino mientras contemplas el ocaso. Una forma barata de acabar el día.

Si planeas bien el día, puedes reservar mesa en «Refugi de s’Àguila», una finca con un pequeño parking donde degustar Pa amb olis y ensaladas a precios reducidos. Podrás disfrutar de un atardecer en una terraza sin igual rodeada de «mallorquinidad».

Y tú, ¿Qué opinas?