Cuando era adolescente, desde mi ciudad natal y mesetaria, veía como mis amigos se iban con sus familias de vacaciones a la playa, yo me los imaginaba disfrutando tumbados bajo el sol en una hamaca, refrescándose en las aguas azules de una piscina en cuyo centro se encontrase un bar donde sirviesen cocteles de distintos colores. Los veía que corriendo en menos de 30 metros podían echarse un baño en el mar con un sin fin de arena blanca y mullida.

Hubo un tiempo en el que mi amor por practicar deporte me llevo al triatlón y pensaba en equipos profesionales concentrados en hoteles con todas las comodidades, gimnasio completo, espacioso y con luz natural, grandes salones de charlas técnicas con proyectores, piscinas cubiertas de 25 metros para poder hacer series y un SPA con chorros y burbujas que relajen los músculos.

Mallorca me ha llevado años después a encontrar ese hotel reuniendo tantísimas cualidades, JS Palma Stay, un hotel pensado para hacer que la estancia en Palma de Mallorca sea mucha más sencilla y agradable.

La arquitectura del hotel evoca a los años 70, época en la que fue construido, hace 8 años su estructura principal cambió con una reforma integral dando la bienvenida al siglo XXI, su cubículo de entrada recuerda a una moderna biblioteca. Un enorme reloj de pared con los números caídos recuerdan a sus visitantes que no existe horario para el tiempo libre o vacacional.

JS Hotels es una compañía hotelera y familiar de larga tradición y experiencia, que desde 1956 se dedica a impulsar el turismo en Mallorca. Sus nueve hoteles, situados en Alcudia, Can Picafort, Playa de Muro y Porto Colom, de tres y cuatro estrellas, ofrecen la posibilidad de disfrutar desde sus cómodas ubicaciones, de todo lo que el viajero busca en Mallorca: sol, playa, aventura, cultura, deportes y ocio nocturno.

La clientela de JS Hotels, valora muy positivamente el carácter familiar y trato personalizado, que año tras año repite estancia en el mismo hotel y prácticamente en las mismas fechas, lo que llega a ser como pasar las vacaciones en una gran familia. De esta especial característica se siente muy orgulloso todo el personal de JS Hotels, que acoge al huésped más como un amigo que como un cliente. “Hola Cristian” Saluda una clienta al señor Godoy Manager del hotel, envuelta en un pareo se dispone a disfrutar de un día de playa.

Seguramente algún cliente tenga un amigo mesetario que se haya quedado en su ciudad natal imaginando unas vacaciones idílicas en un hotel al lado de la playa.

 

Y tú, ¿Qué opinas?