Jojo Rabbit ofrece una visión desternillante y profundamente conmovedora de la visión de un niño de una sociedad trastornada por la intolerancia. Inspirándose en su ascendencia judía y en los prejuicios que cercaron su infancia y juventud, el guionista y director Taika Waititi (de madre judía y padre maorí) se pronuncia firmemente en contra del odio con esta sátira negra como el carbón de la cultura nazi que fascinó la mentalidad alemana en la cúspide del poder durante la Segunda Guerra Mundial.  Waititi conduce una historia casi demasiado espantosa para abordar de forma seria y solemne, la de un niño que, como muchos durante esa época, es adoctrinado en la devoción absoluta y fanática a Hitler. Es entonces cuando comienza a minar una comedia negra e hipnotizante que desenmaraña las ideas tóxicas del antisemitismo y la persecución del otro. Cual funámbulo sobre el alambre de la comedia, Waititi mezcla la furia de la sátira con la persistente esperanza de que es posible vencer el fanatismo y el odio.  

null

 

Y tú, ¿Qué opinas?