En el centro neurálgico de las compras de lujo en Palma, entre el paseo del Borne y Jaime III, una pequeña bifurcación en forma de subida, aparece una puerta en el que en su interior cobija un oasis a la felicidad.

En este tiempo en que Baleares no puede disfrutar del interior de los locales de restauración, Fera dispone un patio con jardín con cuidadosos detalles que harán de su estancia un entorno delicioso.

La cocina mediterránea-asiática sin fronteras de Fera está inspirada en el amor del chef ejecutivo, Simon Petutschnig, por los sabores japoneses, junto con la rica fuente de ingredientes de temporada que se encuentran en España.

Fera es un viaje interactivo de la evolución culinaria de Simon donde la textura, el sabor y los ingredientes son primordiales. Los exclusivos menús que ofrecen, así como el menú a la carta, da la bienvenida a sus clientes.

El espectáculo empieza en la cocina

El trabajo en la cocina de Simon esta perfectamente coordinado, él y su equipo se mueven como bailarines sobre un escenario y como en una perfomance de Martha Graham corean todos al unísono «oido» cuando el chef canta un nueva comanda. Cada plato se mima y dispone como trabaja un grupo de cirujanos en la sala de operaciones.

Menú Degustación Fera, Menú Veggie, Menú Degustación Art, A La Carta o Coffee Menu un ramillete de posibilidades para disfrutar de este restaurante.

La lista de vinos de Fera está cuidadosamente seleccionada para enfatizar los vinos que comunican un sentido de calidad y autenticidad.

Fera también es el único restaurante en la isla que ofrece el galardonado Café Diferencial, que fue fundado con el objetivo de identificar el mejor café del mundo y hacerlos con una diferencia.

Y tú, ¿Qué opinas?