El Monasterio de Piedra, un destino ideal para combatir el intenso calor

El Parque-Jardín Histórico del Monasterio de Piedra mantiene temperaturas entre 5 y 10 grados por debajo de las que se registran durante estas semanas en ciudades como Zaragoza, Barcelona o Madrid, por lo que se trata de una opción perfecta para huir del intenso calor

/

El Monasterio de Piedra, enclave singular situado en la Comarca de Calatayud, es uno de los destinos turísticos naturales y de interior más importantes de Aragón, con un clima privilegiado que puede ayudar a sus visitantes a relajarse y disfrutar de un entorno natural en el que las temperaturas se mantienen en valores muy agradables.

Sus muchos caminos y senderos están siempre acompañados por transcurso del río Piedra y arropados convenientemente por la sombra de árboles centenarios que garantizan que, incluso durante episodios de altas temperaturas como los que se están viviendo durante estas últimas semanas, los visitantes puedan dar un agradable y reconfortante paseo.

El Jardín-Histórico alberga más de 50 especies de árboles tanto autóctonas como alóctonas, entre las que destacan el almez, siendo el árbol más representativo, el tilo, el plátano de sombra, el aliso napolitano y el nogal, todos ellas capaces de proteger el recorrido con su exuberante follaje que, en esta época del año, se encuentra en su punto más álgido. Además, su presencia contribuye al proceso de evapotranspiración, mediante el que autorregulan su temperatura y gracias al cual también se logra refrescar el ambiente colindante. 

Pero los árboles no son el único recurso natural que logra que el Monasterio de Piedra sea un lugar perfecto para refugiarse de las altas temperaturas. El curso del río Piedra y las numerosas grutas, cuevas y cascadas naturales que se encuentran repartidas por todo el parque, logran potenciar un ambiente fresco y agradable capaz de proteger al visitante durante todo el recorrido. La “lluvia permanente” de la Gruta Iris, procedente de las filtraciones del río, el majestuoso Lago del Espejo o las impresionantes cascadas Cola de Caballo, Trinidad o de La Caprichosa, entre otros muchos atractivos, serán todo un alivio incluso durante los días más cálidos.

Cueva «Gruta Iris»

La combinación de todos estos recursos naturales logra que este privilegiado entorno pueda mantener temperaturas entre 5 y 10 grados por debajo de las que se registran habitualmente durante esta época del año en capitales como Zaragoza, Madrid o Barcelona, conformándose como un verdadero oasis en el que desconectar, descansar y librarse de las intensas olas de calor que están azotando el país.  Además, también es una alternativa ideal al turismo de sol y playa que masifica y satura la mayoría de los destinos costeros en temporada alta. 

Por supuesto, quien quiera alagar su visita para conocer más en profundidad la comarca de Calatayud, podrá hacerlo alojándose en el hotel del Monasterio de Piedra, situado dentro del propio monasterio cisterciense del siglo XIII declarado Bien de Interés Cultural, rodeado de un impresionante entorno natural y que cuenta, como no podía ser de otra forma, con una magnífica piscina exterior en la que refrescarse y disfrutar tras una jornada de descubrimiento.

Sobre Monasterio de Piedra

El Monasterio de Piedra es un espacio singular en el que se encuentra el Parque-Jardín Histórico; el Monasterio Cisterciense del Siglo XIII, los restaurantes Reyes de Aragón y Piedra Vieja, y el Hotel Monasterio de Piedra & Spa. Catalogado como Conjunto de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico y Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, el Monasterio de Piedra es uno de los parajes más espectaculares de Europa, siendo además galardonado con la Medalla al Mérito Turístico por el Gobierno de Aragón en el año 2011. Cada año, en circunstancias normales, alrededor de 310.000 personas visitan el Parque y el hotel cuenta con 25.000 pernoctaciones.

Y tú, ¿Qué opinas?

Artículo anterior

22 lugares al aire libre donde difícilmente volverás a bailar en Mallorca (2ª parte)

Siguiente artículo

Qué ver en Cantabria: 8 lugares alucinantes

Lo último