L

a calle de la sombra, del agua y de la plata desembocan en la piscina rodeada de hamacas. Un sol radiante baña la explanada de luz y vitamina D como si estuviese impreso y firmado en un contrato veraniego entre cliente y Mallorca. Matrimonios con hijos pequeños, la mayoría entre 1 y 6 años y parejas buscan tranquilidad y sosiego en este hotel de Camp de Mar llamado Bahía Suites. 

Una zona con césped separa el bosque del hormigón, la naturaleza esta tan cerca, que por las tardes, cuando el sol se encuentra bajo el mar, las cabras montesas autóctonas aparecen entre los árboles, con disimulo, saboreando el pasto y en silencio como un cliente más del hotel se agacha sobre la piscina y comienza a beber, es un intercambio no escrito, susurrado a la naturaleza  «estamos en tu zona, te dejamos alimentarte». Bahía Suites, el secreto mejor guardado de Mallorca.

ACERCA DE BAHIA SUITES

Situado en un enclave singular en Mallorca por conservar vistas vírgenes al mar, Bahía Suites es un refugio mediterráneo. Las suites de vanguardia, la gastronomía ecléctica y las instalaciones comprometidas con el bienestar son el preámbulo para revitalizar cuerpo y alma. Una experiencia que une la pasión por parte del hotel por la isla, el estilo de vida marinero y la elegancia distendida. 

GASTRONOMÍA

Con los restaurantes «Flor de Sal» y «Olea», frente a la montaña y el mar, hay dos conceptos gastronómicos diferentes para disfrutar de las vistas en buena compañía y disfrutar de una carta equilibrada y veraniega. El Chef Ludo Neau ofrece cenas que constan de 2 entrantes y 3 platos principales uno de ellos vegetariano más otros dos postres a elegir, un desfile de sabores mediterráneos basados en ingredientes frescos y locales. Pura esencia mediterránea con toques multiculturales.

BAHÍA SUITES

Todas las suites, reformadas hace un año, han sido rediseñadas para transmitir la atmósfera mediterránea de su ubicación. Calma, lujo y confort se fusionan para garantizar el descanso. Los materiales y el estilo decorativos han sido seleccionados para integrarse en el entorno natural y ser respetuosos con el medio ambiente.

Las montañas de la Tramuntana y el mar Mediterráneo acompañan a la brisa que atraviesa los muros de piedra del hotel refrescando el ambiente. Tumbado sobre la hamaca puedes admirar el cielo azul, con los efluvios de crema solar, también puedes ver pasar los aviones que traen más y más turistas a la isla y que darán el relevo a los que están tristes por su marcha.

Y tú, ¿Qué opinas?