El Castillo Hotel Son Vida desvela el nuevo diseño de sus habitaciones

La possessió mallorquina del siglo XIII, gestionada por Marriott International y propiedad del Arabella Hospitality, ha renovado 100 de sus habitaciones, las más codiciadas por sus incomparables vistas a la bahía de Palma

/

Castillo Hotel Son Vida, a Luxury Collection hotel, ha presentado la renovación que el estudio de interiorismo Goddard Littlefair ha realizado en sus 100 habitaciones más codiciadas, las que ofrecen unas fabulosas vistas a la bahía de Palma, actualizando su diseño para combinar una estética local y relajada con el carácter histórico de la propiedad. El resto de las habitaciones, con vistas a los jardines de la propiedad, fueron renovadas en el año 2017, y el hotel se convirtió en adults only el verano pasado. Su Castillo Hotel Son Vida Spa también fue recientemente renovado a finales de 2018, con más de 900 m2 dedicados al bienestar, piscina cubierta con amplias vistas al exterior, un gimnasio, una amplia zona de aguas, saunas y de relajación y cuatro luminosas cabinas de tratamiento.

Los diseñadores adaptaron su propuesta de renovación de las nuevas estancias a la arquitectura, la ubicación y el espíritu del hotel, creando una consistente narrativa alrededor de su historia y su carácter icónico como refugio de lujo discreto de la élite que elegía la isla de Mallorca para disfrutar de sus vacaciones. Esas personalidades del mundo del arte, la cultura y la aristocracia que buscaban el enclave perfecto para relajarse durante el día que precedía a las intensas noches de la isla, evocaban un glamour nostálgico que ha quedado impreso en todas las estancias. La vida isleña y las tradiciones mallorquinas han tenido también un papel muy importante en el nuevo diseño, con claras referencias a las telas tejidas a mano en los muebles y la elección de los motivos y patrones tradicionales que inspiraron la selección de textiles y los diseños de las alfombras.

“Estamos encantados de trabajar con el Castillo Hotel Son Vida y la marca ‘The Luxury Collection’ en este proyecto. Cada propiedad tiene un espíritu único a nivel arquitectónico, y si bien cumplen todos los requisitos para garantizar al huésped una experiencia lujosa y uniforme, la naturaleza de su diseño responde directamente a los pilares en los que sustentamos el nuestro: ubicación, arquitectura y narrativa. En el resultado, los motivos, las texturas, los colores y las obras de arte se entremezclan en el proyecto para darle una identidad única a la propiedad”, comentan los responsables del proyecto y fundadores del estudio de interiorismo Goddard Littlefair, Martin Goddard y Jo Littlefair. “Diseñar para hoteles siempre nos ha atraído, porque permiten añadir una dosis de dramatismo al proyecto y crean oportunidades que no existen en otras disciplinas del diseño. Castillo Hotel Son Vida es una propiedad muy especial con una historia deslumbrante pero también un lugar en el que los huéspedes siempre se han sentido bienvenidos y relajados”.

“Nuestra intención con la renovación de las habitaciones más apreciadas del hotel era insuflarles un aire fresco y mediterráneo sin perder de vista la elegancia y el glamour que corresponden a las estancias de nuestro resort. La esencia y el alma de la arquitectura del edificio permanecen intactos en un diseño que está firmemente ligado a la tradición de los oficios de la isla a través de materiales, patrones, texturas y colores. La intención es conferir al huésped la sensación llegar a casa de un viejo amigo en un edificio señorial mallorquín, donde se van a encargar de hacerle sentir lo más cómodo posible”, comenta sobre el proyecto Francisco Vila, consejero delegado de Arabella Hospitality la entidad propietaria del hotel.

La clave para crear esa sensación fue proyectar una atmósfera residencial en las habitaciones del Castillo Hotel Son Vida, diferenciando la zona de descanso de la zona de estar con unos sofás para relajarse, cenar o trabajar. La pared de yeso pulido detrás del cabecero de la cama evoca la calidez y el color de las puestas de sol en la isla y la cerámica local hecha a mano. Los elementos de carpintería son de una rica madera oscura y las paredes están simplemente pintadas, lo que permite que los muebles, los colores y las telas aporten a la habitación esa calidez y familiaridad propias de una casa mallorquina.

La combinación de colores elegida por Goddard Littlefair conforman una paleta cromática neutra y relajada que se inspira en los oficios locales mallorquines, así como en la historia, la cultura y el entorno isleño: cálidos terracotas, rosas coral, azules mediterráneos y marcados toques en negro para algunos elementos de la decoración que aportan glamour y dramatismo a las estancias. Los tonos cálidos de la madera natural en los muebles otorgan también un contraste más orgánico y natural a la fuerza de los contrastes del marfil y el negro.

Todos los textiles que se han utilizado en la renovación de las habitaciones son de origen local, y entre ellos predominan las texturas neutras para crear esa sensación residencial y relajada. Sin embargo, se ha amplificado el interés visual con piezas decorativas destacadas, como el cabecero de la cama, que está cubierto con un tejido con un patrón similar al ikat, un taburete de terciopelo color coral o un banco de cuero color tostado a los pies de la cama que se conecta con el color el yeso pulido de detrás del cabecero.

La gran mayoría de los muebles se diseñaron a medida y están inspirados en la artesanía local y la atmósfera del propio Castillo Hotel Son Vida con la intención de dar la sensación de que las piezas habían sido eclécticamente seleccionadas, tal y como ocurre en una casa.

Y tú, ¿Qué opinas?

Artículo anterior

Subasta de arte a favor de las víctimas de la guerra

Siguiente artículo

Carlos Delgado realiza un brindis a la primavera

Lo último