//

Cuatro motivos por los que las «Firas» son clave para la activación de la economía rural

Preservar las verbenas es una manera de apostar por la cultura popular, el turismo cultural y la sostenibilidad mientras se apoya la economía de las zonas rurales.

España es, sin duda, uno de los países en los que el turismo tiene un papel más importante. Sin embargo, la despoblación, la falta de presupuesto o el abandono rural amenazan a una de las señas de identidad de las zonas rurales, una tradición generacional y un importante activo a nivel turístico: las verbenas o ferias

El turismo es vital para potenciar la economía de estas regiones y así lo quiere destacar la ONU cada 17 de febrero con la celebración del Día Mundial de la Resiliencia del Turismo, con el objetivo de reconocer la labor de este sector a la contribución de los ODS referidos al crecimiento económico, disminución de la pobreza, creación de empleo, promoción de la cultura local o utilización sostenible de los recursos marinos, entre otros aspectos.

La falta de relevo generacional y la despoblación que afecta a gran parte del territorio de España ha hecho que celebraciones populares como las verbenas o las romerías hayan dejado de celebrarse en muchos pueblos o que estén en serio peligro. Además de la pérdida de arraigo y tradición que supone su desaparición, también implica un grave perjuicio para la economía local. Su celebración va mucho más allá del entretenimiento, pues son acontecimientos clave para promover que personas que hayan abandonado la localidad regresen a ella y atraer a visitantes de localidades próximas y a turistas. Estos son los cuatro motivos por los que se hace indispensable apostar por ellas y conseguir que no queden en el olvido:

  • Contribuyen a preservar la cultura popular: es indudable que estas celebraciones son especiales por su riqueza cultural y gastronómica. Las verbenas unen a diferentes generaciones, mantienen viva la cultura ancestral de las comunidades y suponen un impacto positivo medible en términos económicos, pero también en cuestiones intangibles de cultura, orgullo local, arraigo y conocimiento compartido
  • Impulsan el turismo rural: Según datos del último informe del Observatorio del Turismo Rural, más del 40% de los españoles organizaron el pasado año algún viaje a un destino rural. Uno de los principales motivos que animan a los ciudadanos a desplazarse hasta estas zonas es la celebración de fiestas y verbenas en estas localidades. Gracias también a estas tradiciones, numerosos pueblos y aldeas son visitadas por personas de todos los rincones del país a lo largo del año.
  • Contribuyen a la dinamización de la zona y al crecimiento económico: Los días de celebración en las zonas rurales son fechas clave para los comercios y establecimientos de la zona. Es durante estas fechas cuando se produce el mayor retorno económico para los vecinos que mantienen negocios en el rural.
  • Fomentan la sostenibilidad: el turismo que generan las verbenas en este tipo de localidades tiene un mínimo impacto sobre el medioambiente y el entorno natural. Estos festejos huyen de la masificación y apuestan por el comercio de proximidad, fomentando un modelo de consumo más consciente y vinculado con el territorio.

Y tú, ¿Qué opinas?

Artículo anterior

Isaac Indart: “Ahora se valoran más los ‘likes’ que el talento”

Siguiente artículo

El arte floral invade el Hotel Sant Francesc

Lo último

×