Consejos para utilizar de manera eficiente el aire acondicionado y el ventilador

No cabe duda de que el aire acondicionado y los ventiladores son esenciales para mantener cómodos nuestros hogares y lugares de trabajo durante el verano. No obstante, es un hecho que consumen una gran cantidad de energía que genera importantes facturas de electricidad y mayores emisiones de carbono. Es por este motivo, que en el artículo de hoy te detallaremos algunos consejos sobre cómo usar eficientemente el aire acondicionado y el ventilador para ahorrar energía y reducir nuestra huella de carbono, aunque antes de nada veremos cuál es el funcionamiento de cada uno de ellos.

¿Cómo funciona el aire acondicionado? 

El aire acondicionado no es una tecnología que se ha convertido en una parte esencial de nuestra vida diaria, proporcionando un ambiente confortable en nuestros hogares, oficinas y vehículos. El objetivo principal del aire acondicionado es enfriar, calentar o deshumidificar el aire, haciéndolo más agradable y confortable..

Debes saber, que los sistemas de aire acondicionado también tienen filtros de aire que ayudan a eliminar el polvo, el polen y otras partículas del ambiente, asegurando que se mantenga la calidad del aire interior.

Básicamente, el funcionamiento del aire acondicionado implica la extracción del calor del aire del ambiente a través de la evaporación del refrigerante en el evaporador y la liberación de este calor al exterior a través del condensador. Esto permite enfriar el aire y mantener la temperatura deseada en el ambiente.

En cuanto al ventilador

El ventilador es un dispositivo simple pero eficaz que ayuda a crear un ambiente fresco y confortable mediante la circulación de aire. Se ha utilizado ampliamente durante siglos en diversas formas y aplicaciones

El principio básico detrás de su funcionamiento es que mueve el aire creando una diferencia de presión. Cuando las aspas del ventilador giran, empujan el aire hacia adelante, creando un área de alta presión frente al ventilador y un área de baja presión detrás de él. Esta diferencia provoca que el aire fluya desde el área de alta presión al área de baja presión, lo que da como resultado la circulación de aire.

Cabe señalar, que aunque los ventiladores presentan diferentes formas y tamaños, todos funcionan según los mismos principios fundamentales. Los tipos de ventiladores más comunes son los axiales, los centrífugos y los de flujo cruzado.

5 eficientes consejos para ahorrar en tu factura de la luz al utilizar el aire acondicionado y los ventiladores 

Como todos sabemos, el aire acondicionado es más eficaz para enfriar una habitación pero consume más energía que los ventiladores. Por otro lado, los ventiladores consumen menos energía pero sólo proporcionan un efecto refrescante en las inmediaciones. Al final decidirte por uno u otro, dependerá solo de tus necesidades, preferencias y presupuesto. De todas formas, elijas el dispositivo que elijas, aquí te dejamos algunas recomendaciones que estamos seguros serán de gran utilidad para tu bolsillo.

1. Optimiza la configuración de su termostato

Una de las formas más sencillas de utilizar tu aire acondicionado de manera eficiente es configurando el termostato a una temperatura óptima. Durante los meses más cálidos, configúrala a una temperatura ligeramente más alta, alrededor de 78 °F (25 °C), cuando estés en casa, y auméntala cuando estés fuera o durmiendo. Esto no sólo te ayudará a ahorrar energía sino que también reducirá la tensión en el sistema de aire acondicionado.

2. Utiliza ventiladores de techo junto con el aire acondicionado

Los ventiladores de techo son excelentes aliados del aire acondicionado. Utilizando un ventilador de techo, podrás subir el termostato varios grados sin comprometer el confort. Eso sí, asegúrate de que esté configurado para girar en sentido antihorario en verano para empujar el aire frío hacia abajo. Por el contrario, configúralo para que gire en el sentido de las agujas del reloj en invierno, de este modo hará circular aire caliente. Y no te olvides de apagar los ventiladores al salir de la habitación, no hay que perder de vista que solo enfrían a las personas, no a los espacios.

3. Mantenimiento adecuado y actualizaciones de eficiencia energética

El mantenimiento regular de tu sistema de aire acondicionado y ventiladores garantizará un rendimiento óptimo. Recuerda limpiar o reemplazar los filtros según lo recomendado por el fabricante, manteniendo las unidades exteriores libres de desechos. Además, si lo deseas también puedes invertir en mejoras energéticamente eficientes, como un termostato programable o un sistema de aire acondicionado más nuevo y más eficiente energéticamente. Estas actualizaciones pueden ayudarte a ahorrar en costos de energía y aumentar la vida útil de tu sistema actual.

4. Sella tu casa

Para evitar que el aire frío se escape y el aire caliente entre en tu hogar, intenta que tu vivienda esté bien sellada. Inspecciona las ventanas, puertas y otras aberturas en busca de espacios y séllalas con burletes o masilla. Esto ayudará a que tu sistema de aire acondicionado funcione de manera más eficiente y ahorre energía.

5. Haz uso de la ventilación natural

En los días más fríos o durante la noche, apaga el aire acondicionado y abre las ventanas para dejar entrar el aire fresco. Un técnica que puedes emplear es la llamada ventilación cruzada, que implica abrir ventanas o puertas en lados opuestos de la casa para crear un flujo de aire natural. 

Siguiendo todos estos consejos, conseguirás utilizar el aire acondicionado y los ventiladores de manera más eficiente, manteniendo tu hogar a la temperatura ideal mientras ahorras energía y reduces tu impacto ambiental.

Y tú, ¿Qué opinas?

Artículo anterior

Hoy es el día Internacional de la Croqueta

Lo último