Cada año por estas fechas decenas de personas acuden a la medicina estética hartas de machacarse en el gimnasio y no ver resultados en sus abdominales. Mientras los hombres se lanzan por el six pack o tableta de chocolate, las mujeres prefieren marcar su abdomen de una manera más sutil para acompañar una cinturita de avispa.

Uno de los objetivos en verano tanto de hombres como de mujeres es tener un abdomen firme y plano que lucir estos meses en la playa o la piscina. Y es que una de cada diez personas en España recurren a tratamientos estéticos que lo solucionen cuando el gimnasio o la actividad deportiva no es suficiente, sobre todo por la moda de los selfies y los comentarios de la gente en las redes sociales. Y es que además, los abdominales son una de las zonas más difíciles de moldear incluso haciendo ejercicio habitual o llevando una dieta equilibrada, debido a la grasa que tiende a acumularse precisamente aquí.

uno de los procedimientos para definir y perfilar el abdomen que más se demanda es la llamada marcación abdominal, situada dentro de las técnicas de la lipoescultura y muy habitual en personas menores de 40 años, con resultados inmediatos, nada agresiva ni invasiva para el cuerpo. La principal misión de esta técnica consiste en quitar grasa para mejorar el porcentaje de músculo y marcar posteriormente la musculatura de la zona.

¿Cómo se realiza la marcación abdominal?

La marcación abdominal sin cirugía se práctica con láser: “Se realiza con el paciente bajo los efectos de la anestesia general. Sólo en caso de retoques muy puntuales, se lleva a cabo con anestesia local. El procedimiento comienza con una sesión de liposucción en todo el abdomen. Y su tiempo de duración puede estar entre una y tres horas dependiendo de cada paciente, de su piel, su figura, la cantidad de grasa acumulada, etc” – explica el Dr. Arques.

La técnica de definición abdominal se desarrolla realizando pequeñas incisiones, muy pequeñas e imperceptibles en puntos estratégicos y cuidados del abdomen. Se introduce un líquido que ayuda a ablandar la grasa para poder eliminarla más rápido y fácil. Sin molestias, sin bisturí, sin sangrados alarmantes y sin dolor agudo: “El último paso, el más estratégico y donde realmente el equipo médico marca la diferencia en este tipo de intervenciones, llega con una liposucción más densa que se concentra en las líneas que queremos dibujar. Se trabaja perfilándolas cuidadosamente y con un gran gusto por la belleza, que debe estar presente en las manos de cada doctor”.

Ventajas, precauciones y resultado final

Con la marcación abdominal con láser conseguirás una apariencia más firme y atractiva de tu vientre gracias a la tensión de los músculos abdominales, te ayudará a disimular el ancho de la cintura y eliminarás las bolsas de grasa más rebeldes, logrando resultados duraderos. La recuperación es rápida y con una vuelta a la vida diaria normal, ya con una tripa plana, natural y poderosa.

Un dato importante a recalcar es que no es una técnica pensada para tratar casos de obesidad, está diseñada para hombres y mujeres que tienen una tripa con un volumen moderado. De hecho, está desaconsejado para pacientes con muchos kilos de más, precisamente porque su resultado no sería apreciativo, no merece la pena y podría ser arriesgado. Para estos casos, hay otros tratamientos estéticos y operaciones médicas. Los pacientes ideales para la marcación abdominal deben tener un bajo índice de grasa corporal en esa zona y además es importante tener una piel con buena calidad, es decir, elástica y de fácil regeneración.

 

Y tú, ¿Qué opinas?