Stephen Frears recibió el premio ‘Masters of Cinema’ virtualmente a causa de la cuarentena impuesta por Reino Unido.

El patio de La Misericordia de Palma congregó a mas de 250 personas, lleno total en esta nueva normalidad, para la inauguración del Atlàntida Film Fest 2020. En ella, la cantante María José Llergo, ofreció un concierto cargado de flamenco y emotividad. Tras la música, llegó el reconocimiento del director británico.

El actor Stephen Frears recibió el premio ‘Masters of Cinema’ de manera virtual, ante la nueva situación con Reino Unido que obliga a guardar cuarentenas a todos los británicos que vuelvan de suelo español. “Me avergüenzo de no estar ahí, mi gobierno es ridículo” dijo durante la gala inaugural, tal como estaba previsto, de la mano del actor Joseph Fiennes.

Modelos, directores y actores

Políticos e invitados acudieron a la cita, Pedro Barbadillo, director de la Mallorca Film Comission, el productor estadounidense Matthew Krul con la modelo y pintora Ludmila Lobo, la también modelo brasileña Hethielly Godoi a quien se la relacionaba el verano pasado con el actor americano Dylan McDermott’s se dejaron fotografiar en el photocall, al igual que lo hizo el elegante Joseph Fiennes.

Tampoco faltaron a la cita la escritora Laura Gost y el director de cine Jaume Carrió, ganadores de un Goya en 2017; así como Andreu Manresa, director general de la radio televisión autonómica IB3. Los ganadores del concurso Talent de cine Jorge Vaño, Oleguer Homs, Ivan Luis, Andrea Jaurrieta, Laura Blanco, Miguel Alcalde, Miguel Machetti, Ignacio Lasierra e Ines Laporta. El escritor Agustín Fernández Mallo junto con la comisaria de arte y la siempre elegante, como decían sus amigos Tolo Cañellas y Jorge Martínez,  Pilar Rubí; y la artista Susy Gómez acompañada por Juan Antonio Horrach Moyà.

La actriz Esther López fue la encargada de presentar la gala que dio inicio con el parlamento de Jaume Ripoll, director del festival y que acabo con la proyección de Destrucció creativa d’una ciutat, del ganador de un Goya, Carles Bover.

Y tú, ¿Qué opinas?