No cabe duda que Amor y anarquía es la sorpresa absoluta en el terreno cómico en este año. No hay que ser un lince, no es una comedia romántica típica, lo excitante es su tensión romántica que se desarrolla como un divertido juego.

Más allá de la trama romántica, presenta una mirada al mundo editorial contemporáneo y su transformación, los responsables de la empresa se ven buscando autores influencers mientras intentan mantener a “los de verdad” y, como signo de los tiempos, aparece Stream Us, una plataforma de streaming interesada en hacerse con ellos porque su big data se lo dice y porque así, de paso, tienen material de partida para sacar películas y series, algo así como Netflix, lo que no le quita gracia.

“Amor y Anarquía” es una serie web sueca de comedia romántica. Es la segunda serie de Netflix en sueco, después de Quicksand. Es producido por la misma empresa, FLX. La serie esta creada por Lisa Langseth, quien también se desempeña como escritora principal junto con Alex Haridi.

¿De qué va Amor y anarquía?

Sofie (Ida Engvoll) ficha temporalmente por una editorial en decadencia para poner la empresa al día en un periodo de seis meses y evitar que tenga que cerrar. Ella es esposa, madre de familia y de mentalidad capitalista, en contraposición con un padre antisistema.

Pero tiene que rebajar su tono de jefe en la empresa cuando Max (Björn Mosten), un joven informático, se la encuentra masturbándose en la oficina. Esto cambia las dinámicas de la editorial, sobre todo cuando Sofie y Max entran en un bucle simpático de desafíos que, sin darse cuenta, se convierten en el motivo por el que quieren ir cada día a trabajar.

Y tú, ¿Qué opinas?