Noruega es el país más feliz del mundo. Seguido muy de cerca por sus vecinos daneses, finlandeses y suecos y una de las regiones del mundo con mejor calidad de vida según el ‘World Happiness Report’ que cada año elabora las Naciones Unidas. Esta zona es además, la principal responsable del estilo de vida más seguido y apreciado actualmente: la filosofía hygge (/ju-ga/), que en danés significa “bienestar”.

Ambientes naturales

El estilo hygge es una oda al hogar. Por ello, es primordial crear la atmósfera perfecta en casa, y para conseguirlo, los daneses se inspiran en el bosque y la naturaleza, con lo que decoran con materiales como la madera, las plantas, y juegan con texturas como la lana. Utensilios fabricados con plástico o metal se intentan evitar por no estar ligados a lo natural. El olor es también una parte importante en el mundo hygge, y las velas aromáticas se hacen imprescindibles a la hora de crear un ambiente acogedor.

©jacques-bopp

 

Platos reconfortantes y ligeros

Disfrutar de la comida y, sobre todo, de cocinar, es otra de las reglas básicas de la filosofía hygge. Platos reconfortantes conforman un menú hygge: los famosos rollitos de canela, cremas y sopas calientes,smørrebrød’ -o la tostada danesa,, elaborada con pan de centeno junto con salsas-, quesos y huevos, las gachas noruegas, ‘rømmegrøt’ se elaboran con avena, leche, crema agria y harina de trigo. Una buena alternativa para que los platos sean más ligeros, es optar por productos sin lactosa como leche o quesos, con las mismas propiedades y nutrientes.

©louis-hansel

 

Bye bye, tecnología

Un momento hygge al llegar a casa es desconectar totalmente de las redes sociales, el ordenador y la televisión. Crear un pequeño ritual de cuidado personalpreparando un baño relajante, decorando con velas y preparando un tentempié ligero acompañado de una infusión o un té con leche sin lactosa es la mejor forma de relajarse y desconectar del mundanal ruido de la forma más mindfulness posible. Además, para conseguir un estado de calma completo, conviene aumentar la temperatura corporal, de tal forma que la filosofía escandinava opta por mantas de lana y calcetines o bufandas dentro de casa.

©brooke-cagle

 

Activa la cara buena del estrés

Llevar a cabo una actividad que combine concentración y que a la vez mantenga un ritmo calmado es otra de las propuestas de la filosofía hygge. Practicar punto de cruz, preparar collages o pintar en compañía permitirán activar la cara B del estrés: el “eustrés”. ¿En qué se diferencia? Es la parte más positiva del estrés y es la que permite sentirse entusiasmado para con una actividad que lleva consigo una recompensa positiva, en este caso, diversión y relajación.

©roberto-nickson

Y tú, ¿Qué opinas?